Nayabasti

4:30 am. Los telares ya han empezado a trabajar. Más tarde se levanta el cierre de la carnicería. Después, el de esa tienda que vende de todo un poco. Finalmente, las costureras montan sus máquinas en esa esquina y el carro de momos echa a andar.

A las siete de la mañana, Nayabasti, un barrio de Kathmandú como cualquier otro, ya exhibe su caótica rutina de tiendas, motos, vacas, y niños que juegan en las calles. Tras ese cierre ya levantado vemos un pequeño cuarto que es al mismo tiempo tienda, hogar, y taller, un espacio que lo es casi todo para una familia. Así, cosiendo vestidos, o reparando viejas bicicletas, grandes y pequeños sobreviven, día a día, en el presente más absoluto.

En este proyecto, los vecinos de Nayabasti nos muestran orgullosos estos pequeños espacios llenos de cosas y de sueños.

error: